Sistema web para el manejo del insomnio mejora el sueño disminuyendo las probabilidades de tener episodios de paranoia y alucinaciones. RCT

Se estima que entre un 20% y un 40% de la población sufre de algún trastorno del sueño, siendo el insomnio el más frecuente.

Un grupo de psiquiatras se plantearon la siguiente hipótesis. Si logramos que los pacientes con trastornos mentales duerman mejor, también mejorarán algunos síntomas de sus trastornos como ser la paranoia y las alucinaciones.

Para eso realizaron un estudio clínico randomizado.

Link al estudio
https://doi.org/10.1016/S2215-0366(17)30328-0

Utilizaron un sistema online para todo (screening, consentimiento informado, evaluación inicial, randomización y entrega de la terapia), True Colours, con éste, invitaron a alumnos de 26 universidades de UK con insomnio a participar.

Los pacientes (3755 estudiantes) fueron divididos en 2 grupos

  • Grupo Control (1864 pacientes): posterior a la evaluación inicial, recibieron la terapia tradicional de recomendaciones para el manejo del insomnio (que podía incluir medicación para conciliar el sueño).
  • Grupo Intervención (1891 pacientes): se les envió un usuario y contraseña para ingresar al software web Sleepio que realiza un tipo de terapia conocido como Terapia-Cognitivo-Conductual que se entrega en 6 sesiones de 20 minutos cada una (1 por semana). El sistema también cuenta con diarios de sueño para registrar el tiempo y cuán bien uno duerme, audios para relajación… Según la evaluación inicial, el tratamiento es diferente para cada paciente (diferentes videos que presentan diferentes acciones a realizar).

Sleepio cuenta con un conjunto interesante de herramientas para pacientes con trastornos del sueño, y éstas se van acomodando al registrar en el diario del sueño cómo fue durmiendo el paciente

  • Componentes conductuales
    • Restricción del sueño (reducir la ventana del sueño para mejorar la consolidación)
    • Control del estímulo (levantarse de la cama después de 15 a 20 minutos de vigilia)
    • Técnicas de relajación (tensar y relajar músculos estando en la cama)
  • Componentes cognitivos
    • Intención paradójica (tratar de mantenerse despierto)
    • Reestructuración de creencias (enfocarse en expectativas poco realistas del sueño)
    • Atención plena (reconocer pensamientos y sentimientos sin detenerse en ellos)
    • Atención a imágenes (generar imágenes mentales positivas)
    • Reflexionar sobre el día
  • Componentes Educativos interactivos
    • Procesos del sueño
    • Higiene del sueño

Ambos grupos fueron seguidos a las 0 (inicio de terapia),3, 10 (finalización de la terapia) y 22 semanas.

Resultados
Grado de Insomnio, según escala SCI-8 8 (Sleep Condition Indicator 8), la escala va de 0 a 32, mayor número, mejor duerme)

Semana Grupo Control Grupo Intervención
Semana 3 12,34 14,96
Semana 10 13,31 18,08
Semana 22 14,43 19,27

El grupo intervención tenía 4,78 puntos más en la escala de SCI-8

Paranoia (medido según escala GPTS - Green et al Paranoid Thought Scales). La escala va de 16 a 80, el valores mayores = más nivel de paranoia.

Semana Grupo Control Grupo Intervención
Semana 3 24,63 22,61
Semana 10 23,84 21,06
Semana 22 23,84 20,75

El grupo intervención tenía 2,22 puntos menos en la escala de paranoia

El grupo intervención tenía 1,58 puntos menos en la escala de alucinaciones (SPEQ)

¿Qué nos deja este estudio?
Que una terapia online tiene mejores resultados que la terapia tradicional de recomendaciones por equipo de salud mental para el manejo del insomnio y que un mejor manejo del insomnio disminuye los riesgos de paranoia y alucinaciones.

Las terapias Cognitivos-Conductuales realizadas personalmente (o sea, en consultas o grupos), suele consumir muchísimo tiempo de los equipos de salud. Aquí vemos un software que realiza la terapia y se puede escalar para tratar patologías prevalentes como el insomnio.

1 me gusta

Estimado Alejandro Mauro:
El tema planteado por usted me parece muy interesante y de grandísima importancia en el contexto actual en el que vivimos. Este estudio que usted expone puede llevar al mejor entendimiento y a un mejor abordaje del insomnio. Como dice el estudio, el insomnio está muy asociado con episodios psicóticos, paranoia y alucinaciones, sin embargo, está estudiado que también se asocia a trastornos del humor, del ánimo, de ansiedad, de pánico, stress crónico e incluso demencia y el suicidio. En un mundo como el que vivimos actualmente en que hay muchísima atención psiquiátrica y medicación por el frenesí propio de la época globalizada y tecnológica en que vivimos, tratar este trastorno de maneras menos convencionales me parece una idea primordial. Muchos jóvenes con trastornos psiquiátricos sufren de insomnio, alterando su calidad de vida, medicándose con inductores del sueño tales como zopiclona, zolpidem y sus derivados, mientras que además se medican con ansiolíticos tales como clonazepam o ketazolam que pueden o no ser secundarios a estos episodios de insomnio, llevando muchas veces a casos de polifarmacia que realmente pueden llevar a empeorar su calidad de vida. En la época que estamos viviendo, llena de información y bombardeo mediático por todos lados, somos susceptibles a trastornos psiquiátricos que en tiempos pasados no existían con tanta frecuencia. La carga mental es muchísima, y afecta desde edades tan tempranas como la infancia y adolescencia. Carreras de alta exigencia hoy por hoy requieren de mucha medicamentación para poder sobrellevarlas y eso no es correcto. Es por esto que me interesa muchísimo este estudio, especialmente porque cargar nuestro organismo con fármacos que pudiesen ser reemplazados por otros métodos menos invasivos para tratar el insomnio creo que es una solución extremadamente aceptable. Sleepio parece ser una terapia-cognitivo-conductual muy eficiente, y ahora que están surgiendo métodos nuevos tales como ASMR, se pueden complementar estas terapias para mejorar los resultados. ASMR son las siglas de Autonomous Sensory Meridian Response (respuesta sensorial meridiana autónoma), un fenómeno biológico relacionado con la percepción de ciertas sensaciones asociadas con el bienestar y el placer, como hormigueo en la espalda, el cuello y la cabeza, generalmente como respuesta a estímulos auditivos, visuales y en algunos casos, táctiles, utilizados para inducir la relajación y el buen dormir de una persona.
Esperando que estos estudios puedan ser de mayor relevancia clínica para los pacientes del mundo actual, me despido.

Cristián Swett S.