Nutrición personalizada según predicción de respuesta glicémica ante comidas

La obesidad y el sobrepeso son una epidemia mundial y Chile lidera el ranking. Hasta ahora, nadie ha encontrado la solución a esta problemática que lo único que hace es escalar. Investigadores tienen una propuesta verticalmente diferente a la práctica actual.

Si uno consume más calorías de las que gasta las va a acumular. Esto es así de simple. Pero hay un componente que es muy importante en el desarrollo de enfermedades crónicas que los diabéticos conocemos muy bien y que se conoce como “respuesta glicémica ante los alimentos”

Prácticamente el 100% de las dietas que los médicos “sugerimos” a los pacientes se basan en estudios observacionales y retrospectivos que dependen que los pacientes reporten acuiciosamente que comen (que es un oxímoron), siendo muy pocas las dietas que fueron sometidas a ensayos clínicos randomizados (por lo difícil que esto es).

Es muy difícil creer que un tipo de dieta genérica va a resultar para todas las personas y este es uno de los principales desafíos que tiene la nutrición hoy en día. La idea de una dieta “genérica” es tanto biológicamente como fisiológicamente inverosímil, contradiciendo nuestra singularidad y heterogeneidad de nuestro metabolismo, microbioma y medio ambiente. Cada individuo responde diferente a la misma comida o a la misma cantidad de la misma comida

APPS que proponen dietas basadas en el genoma o en la respuesta inmune de lo que uno come

El problema con estas APPs es que no tienen ensayos clínicos que puedan validar las recomendaciones. Parecería ser que el genoma o la respuesta inmune por si solas no resuelven el problema.

El cuerpo humano, y todos los organismos multicelulares, viven en estrecha asociación con otros microorganismos como ser bacterias, hongos y virus, y estos cumplen un rol fundamental para el funcionamiento del sistema inmunológico, hormonal y metabólico. El 57% de las células de nuestro cuerpo no son humanas, el microbioma está compuesto por 40.000.000.000.000 microorganismos que viven en nuestro cuerpo.

Investigadores tuvieron una idea novedosa. Analizar el microbioma, parámetros fisiológicos del paciente, exámenes de sangre, glicemia flash, datos antropométricos y registro de alimentación durante un período de observación, y después, utilizando Machine Learning, lograr predecir la respuesta glicémica ante la ingesta de un alimento.

Link al estudio
https://doi.org/10.1016/j.cell.2015.11.001

La comida que uno piensa que es buena para uno, podría ser dañina (generar peaks de glucosa en sangre que se correlacionan con enfermedades crónicas). Lo increíble, es que lo que para algunos es malo, para otros es bueno y viceversa.

Hoy existen 2 empresas que ofrecen este algoritmo a pacientes. Solicitan una muestra de materia fecal para analizar el microbioma y un conjunto de parámetros que se utilizan para ejecutar un algoritmo que indica para cada comida, un grado de “seguridad individual”

Las empresas son:

No están aún disponibles en Latinoamérica, pero yo quiero probar esto y tomar mejores decisiones de alimentación “a la carta”.

Resultado de análisis de microbioma de Eric Topol

Resultado de alimentos y “grado de seguridad” de Eric Topol

La droga que todos tomamos varias veces al día y que más necesita ser personalizada es la comida. Lisa Pettigrew