Sesgo de elección forzada en cuestionarios. Los resultados obtenidos, son tendenciosos y no representan los sentimientos de quienes responden

Construir buenos cuestionarios es muy difícil. Quienes nos dedicamos a la informática biomédica conocemos muy bien este problema porque iteramos muchas veces con clínicos que quieren recolectar datos, pero no tienen un conocimiento formal sobre cómo deben construirse los instrumentos de recolección.

Hay un sesgo que puede destruir por completo los resultados de un cuestionario, y es el sesgo de elección forzada, también conocido como categoría insuficiente. Este sesgo se da, cuando las respuestas a la pregunta tienen menos categorías/opciones de las necesarias para representar el dominio y pueden obligar a los encuestados a elegir de manera imprecisa entre opciones limitadas. Independientemente si la pregunta es obligatoria o no, nuestro cerebro tiende a querer responder, y cuando se encuentra que lo que realmente siente no está representado, toma muchas veces la decisión “menos mala”.

Ejemplo de pregunta con sesgo de elección forzada

¿Cómo se sitió Ud. ayer?

  • Deprimido
  • Contento

Es por ello que uno debe SIEMPRE realizar primero una encuesta piloto con un grupo limitado de personas, y preguntarles si todo lo que querían decir estaba representado en las respuestas. Muchas veces, en la encuesta piloto uno se da cuenta que es imposible o muy largo representar todas las respuestas a una pregunta, y toma la decisión de agregar la opción “otro” que permita escapar a este problema.

Un cuestionario sesgado tiene resultados sesgados que representan el pensar del investigador, pero no de los encuestados. Sus resultados no deben utilizarse para tomar decisiones porque impactarán negativamente en las personas.