Sesgo de elección forzada en cuestionarios. Los resultados obtenidos, son tendenciosos y no representan los sentimientos de quienes responden

Construir buenos cuestionarios es muy difícil. Quienes nos dedicamos a la informática biomédica conocemos muy bien este problema porque iteramos muchas veces con clínicos que quieren recolectar datos, pero no tienen un conocimiento formal sobre cómo deben construirse los instrumentos de recolección.

Hay un sesgo que puede destruir por completo los resultados de un cuestionario, y es el sesgo de elección forzada, también conocido como categoría insuficiente. Este sesgo se da, cuando las respuestas a la pregunta tienen menos categorías/opciones de las necesarias para representar el dominio y pueden obligar a los encuestados a elegir de manera imprecisa entre opciones limitadas. Independientemente si la pregunta es obligatoria o no, nuestro cerebro tiende a querer responder, y cuando se encuentra que lo que realmente siente no está representado, toma muchas veces la decisión “menos mala”.

Ejemplo de pregunta con sesgo de elección forzada

¿Cómo se sitió Ud. ayer?

  • Deprimido
  • Contento

Es por ello que uno debe SIEMPRE realizar primero una encuesta piloto con un grupo limitado de personas, y preguntarles si todo lo que querían decir estaba representado en las respuestas. Muchas veces, en la encuesta piloto uno se da cuenta que es imposible o muy largo representar todas las respuestas a una pregunta, y toma la decisión de agregar la opción “otro” que permita escapar a este problema.

Un cuestionario sesgado tiene resultados sesgados que representan el pensar del investigador, pero no de los encuestados. Sus resultados no deben utilizarse para tomar decisiones porque impactarán negativamente en las personas.

Estimado,

Estoy muy de acuerdo con lo que se plantea, son muchos los cuestionarios que no tienen variedad en sus respuestas y se acotan a lo que respondería la mayoría o a forzar una respuesta. Esto produce tal como usted dice, que las personas respondan la alternativa “menos mala” y los resultados no sean representativos de la población en cuestión.

Otro factor que contribuye a este tipo de sesgo en cuestionarios de salud es la asimetría en el conocimiento médico. Hay que tener claro que las personas que responden estos cuestionarios, son la mayoría, personas que no están familiarizadas con conceptos clínicos. Esto produce que al leer preguntas donde existen conceptos que coloquialmente están mal definidos o simplemente son palabras que nunca han escuchado, al momento de contestar, su respuesta se reduce nuevamente, a lo que esté “menos mal” y su elección sea algo forzado y no representativo.

Otro mirada que se le puede dar a esta asimetría en el conocimiento al momento de responder un cuestionario, es cuando se realiza una de las preguntas más comunes en salud “¿Del 1 al 10 cuánto le duele?”. Si bien para algunos puede ser muy facil responder, ya sea porque su dolor está en uno de los extremos o es un dolor recurrente por tanto tienen un punto de comparación. Para muchos es muy dificil elegir un número ya que unos, o no han sido capaces de definir su dolor, o simplemente no tienen una experiencia con cual compararla. Cuando esta pregunta se encuentra en un cuestionario escrito, creo que puede tener distintas interpretaciones por parte de los encuestados y por tanto es dificil hacer una correlación de los resultados. Y en caso de hacerla, existiría un sesgo.

Por último me gustaría destacar una manera de evitar este tipo de sesgo en los cuestionarios de salud. Creo que además de hacer las encuestas piloto que se plantean y buscar respuestas variables, es también muy importante partir derribando en lo más posible esta asimetría en conocimiento entre investigador y encuestado. Para esto, es clave evitar el lenguaje tan técnico y preferir uno más comprensible por el encuestado, y en caso de que se necesite inevitablemente un concepto clínico, acompañarlo de una definición clara para que sea comprendido. También creo que para poder representar en lo más posible lo que siente el encuestado en sus respuestas, además de poner la opción “otros…”, hay que ser específico en las opciones. Con esto me refiero a indicar el intervalo de tiempo, cómo interfiere con vida diaria y dar puntos de comparación.

Si bien esto puede alargar un cuestionario, también puede lograr que se represente en mayor medida a la población y se evite un sesgo.

Saludos.